Adivina, adivinanza…

Estándar
Adivina, adivinanza…
“Quería hablar hoy, sin venir a cuento, de uno de los seres más olvidados de la creación. Más o menos, prácticamente todos sabemos qué es.
¿Qué sabemos? Es una de las pocas cosas que, cuando la regalas, no es sorpresa.  ¡No hay que abrirlo!

¿Qué más sabemos? Que son miedosos y que, después de sacarlos, si los dejas solos en una pared, se hacen pis y dejan un charquito que te dan ganas de pegarles con un periódico para que no lo vuelvan a hacer.

¿Cuál es su origen? ¡Nadie sabe de dónde vienen! Nadie lo sabe: ¿por qué? Pues porque es una aberración de la naturaleza. Es el fruto impuro de un amor prohibido. El Ministerio de Cultura ha intentado taparlo pero se dice que es el hijo bastardo de un bastón y de un murciélago; por eso intentan sacarnos los ojos constantemente para ponérselos ellos y poder ver. Porque al ser hijos de murciélagos y bastones son ciegos y tienen muy mala leche. De su padre, el bastón, han heredado la mala leche, y de su madre, la murciélaga, han heredado la ceguera y la idea de dormir colgados.”
Monólogo adaptado de Luis Piedrahíta
¿Ya sabes la respuesta? Aquí puedes verla:
AQUÍ ENCONTRARÁS LA RESPUESTA A LA ADIVINANZA
Si quieres saber más sobre Luis Piedrahíta, ésta es su biografía:
El rey de las cosas pequeñas
Anuncios

»

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s